1. Economía: el costo, mantención, impuestos y cuentas son en promedio un 90% más bajo que una vivienda convencional.

2. Menor burocracia: al ser bienes muebles el papeleo es bastante más simple y rápido.

3. Eco Friendly: en su mayoría están construidas con materiales naturales, seguros para las personas y el medio ambiente.

4. Minimalismo: están equipadas solo con lo necesario para una vida confortable, no recomendables para materialistas.

5. Flexibilidad: Dependiendo el estado de ánimo la ventana de tu casa puede tener playa una semana y la otra una cordillera.

6. Autonomía: Tiene todo lo necesario para dormir, cocinar, refrigerar, baño, entre otros.

7. Rapidez de Construcción: El promedio de una casa tradicional tarda entre 6 a 12 meses, en cambio una Tiny puede estar lista en 30 días.

8. Originalidad: Todas son customizadas según el cliente, es casi imposible encontrar dos iguales.